LA INVESTIGACIÓN FINANCIERA Y EL ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO EN EL DELITO DE BLANQUEO DE CAPITALES

LA INVESTIGACIÓN FINANCIERA Y EL ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO

 

Los métodos de investigación financiera y económica permiten obtener prueba indiciaria de la comisión de los delitos llamados de guante blanco o lo que es lo mismo, delitos de origen económico, al determinar que los gastos y el nivel de vida del investigado es superior al que le permiten sus ingresos legalmente declarados, y que, por lo tanto, se puede deducir que provienen de un delito.

Estos métodos son: averiguación del efectivo dispuesto, rastreo de un depósito específico, el depósito bancario, Patrón patrimonial inicial Vs actual y patrón actual. Estos métodos se enfocan en distintas áreas de investigación, pero todos permiten demostrar que el investigado posee fuentes de ingresos de origen ilícito.

Ahora bien, muchas veces probar la comisión del delito de blanqueo de capitales resulta difícil toda vez que sus perpetradores buscan maneras para no dejar rastro de ello, de tal manera que se debe recurrir a la prueba indiciaria la cual junto con otras pruebas directas permitan demostrar que se ha cometido dicho delito.

Los métodos de investigación financiera son aquellos instrumentos que permiten utilizar la información financiera para identificar y corroborar la actividad delictiva donde el sujeto ha generado dinero para financiar y extender, actividades ilegales y gozar de un estilo de vida derrochador y acumular riqueza.

A su vez, permite identificar los bienes obtenidos con dinero provenientes de la actividad ilícita para ser decomisados y confiscados a favor del estado o del perjudicado. Utilizando los métodos de información financiera se puede determinar si el estilo de vida del investigado sobrepasa las capacidades que posee con sus ingresos ordinarios, es decir, que si con su salario como funcionario público, empresario o persona física, pudiera cubrir los costes y gastos en los que incurre ordinariamente por el estilo de vida que lleva él y su familia.

Estos métodos permiten crear información indiciaria o indirecta, pues no permiten demostrar explícitamente la comisión de un delito, pero si son hechos que demuestran que probablemente la obtención de bienes más allá de sus ingresos ordinarios se origine en un delito, entre ellos el lavado de dinero. De tal manera, que estos métodos de investigación financiera se utilizan como complemento de otras pruebas que hagan lógicamente suponer que el investigado se encuentra involucrado con el lavado de dinero u otra tipología delictiva, pero que constituyen una prueba muy importante y convincente para probar este tipo de delitos. Los resultados de estos métodos no son prueba directa, no obstante, son una importante fuente de prueba indirecta, ya que difícilmente el investigado puede demostrar el origen lícito de dichos fondos, o justificar la “mejoría” en su nivel de vida. Y la suma de pruebas indiciarias hace de ellas una prueba de cargo.

De ahí la importancia que el delito de “enriquecimiento ilícito” y “la inversión en la carga de la prueba” para este tipo de delitos, debiera de estar en la agenda de la nueva reforma del código penal. Veremos.