EL ANÁLISIS DE INTELIGENCIA EN LA COMUNICACIÓN POR INDICIO

Los sujetos obligados examinarán con especial atención cualquier hecho u operación, con independencia de su cuantía, que, por su naturaleza, pueda estar relacionado con el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, reseñando por escrito los resultados del examen.

Así reza el articulo 17 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo donde nos indica como proceder, aunque nos permiten y cito textualmente que “los sujetos obligados concretarán el modo en que se dará cumplimiento a este deber de examen especial”.

Por otro lado, el artículo 18 que da titulo a este post dice, “los sujetos obligados comunicarán, por iniciativa propia, al SEPBLAC cualquier hecho u operación, incluso la mera tentativa, respecto al que, tras el examen especial a que se refiere el artículo precedente, exista indicio o certeza de que está relacionado con el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo.”

El SEPBLAC a estos efectos actúa como unidad de inteligencia financiera y recoge los datos en bruto, sin tratar, sin aplicar inteligencia, que los S.O. les comunican sin más, pero ¿qué ocurriría si aplicáramos los expertos externos técnicas de análisis de inteligencia financiera y aportáramos su resultado a los exámenes especiales y comunicaciones por indicio de nuestros clientes?

Es importante hacer una distinción clara entre información e inteligencia: Información es todo dato, noticia o documento no elaborado que tiene un interés potencial como materia prima para la producción de inteligencia. La inteligencia en su lugar es el producto que resulta de la valoración, análisis, integración e interpretación de la información obtenida durante la investigación.

El primer paso que ya hacemos habitualmente es la obtención de información. Ésta puede ser muy variada y de diferente índole, por lo que, una vez obtenida, es necesario proceder a su elaboración. En este proceso hay cuatro fases que en ningún momento debemos obviar y que detallamos a continuación:

Valoración: esta fase es muy importante, puesto que va a determinar, por un lado, el origen de la información y, por otro lado, su fiabilidad y exactitud.

Análisis: para tener una visión global de toda la información es importante disponer de infografías (cuadros, organigramas, mapas, etc.). En lo que respecta a los textos, de los cuales no se pueda obtener una representación gráfica, es necesario subrayar aquellos aspectos más relevantes para la investigación en curso.

Integración: en esta fase ya tendremos la información más elaborada, lo que nos permitirá diseñar gráficos, un estudio detallado del objetivo, vincular datos, confeccionar estadísticas y cronologías.

 Interpretación: en un sentido general, ya dispondríamos de inteligencia, pero en ningún caso debemos considerarla como vinculante, puesto que a través de ella elaboraremos hipótesis y estimaciones que podrán ser o no refutadas

.

El resultado del informe se tipifica como inteligencia critica (información vinculada a acciones terroristas, crimen organizado, etc. Por su importancia debe ser conocida de manera inmediata para ayudar en la toma de decisiones) y que su finalidad sea inteligencia Estratégica, Táctica, Operacional y sobre todo prospectiva. Pocos sectores existen como el nuestro, donde la finalidad de la inteligencia puede llegar a tener tantas variantes

.

Es un valor añadido y nos diferencia del resto, cuando incorporamos informes de inteligencia financiera a sus comunicaciones y exámenes especiales, asegurando holgadamente su cumplimiento con la ley y su futura responsabilidad administrativa y penal.