El Blanqueo Digital y el Bitcoin

Bitcoin es una moneda digital creada en el año 2009 y que opera sin una autoridad central, lo que significa que no está producida ni sancionada por bancos ni por gobiernos, y por lo tanto no tiene lazos con monedas nacionales. Las transacciones que se llevan a cabo con Bitcoins son hechas de forma colectiva en Internet, lo que significa que transferencias de Bitcoins se pueden hacer, nacional o internacionalmente, transfiriendo cantidades entre dos dispositivos, sin pasar por un banco o institución que medie la transacción. Bitcoin es un proyecto de software libre basado en tecnología P2P

¿Cómo funciona el Bitcoin?

Básicamente un usuario que quiere comenzar a usar Bitcoin debe de hacerse de una cartera o billetera virtual especial para Bitcoins, que es un software que instalas en tu ordenador o en tu dispositivo móvil. Esta billetera genera una dirección única y específica para ti, misma que necesitarás compartir si deseas hacer transacciones. Cada billetera tiene una llave privada (creada con algoritmos de criptografía), que se usa para hacer firmas digitales y que verifican identidad y evitan que se hagan alteraciones a las transacciones.

Las transacciones con Bitcoins son verificadas usando un registro público compartido, llamado blockchain, que mantiene absolutamente todas las transacciones que se hacen, sin excepción. Elblockchainse encarga de asegurarse de que un usuario efectivamente tiene la cantidad de Bitcoins que pretende gastar.

Una transacción con esta moneda virtual es en realidad una transferencia de una cantidad entre dos billeteras (o direcciones) de Bitcoin. Las transacciones son trasmitidas y confirmadas en la red mediante un proceso llamado mining.

Mining es un sistema distribuido que se usa para confirmar e incluir transacciones en el blockchain, manteniendo un orden cronológico y distribuye el proceso en diversos equipos de cómputo. Parte de lo que hace este sistema es implementar varios niveles de seguridad que evitan la manipulación o alteración de las transacciones que se llevan a cabo.

Bitcoin (BTC), la primera moneda creada exclusivamente para las transacciones de internet, se ha convertido en objetivo de todo tipo de delitos económicos. Bitcoin es una moneda digital y virtual creada por el japonés Satoshi Nakamoto. Es una moneda libre y descentralizada que basa su funcionamiento en un software y en servidores similares a los empleados en las redes de intercambio de archivos P2P.

No depende de ningún gobierno, ni de ninguna autoridad monetaria, y no existe un emisor centralizado que pueda alterar a voluntad la distribución de la riqueza o el equilibrio económico. El software incluye mecanismos de control que, en teoría, impiden que una misma cantidad de dinero sirva para pagar a dos acreedores diferentes, y garantiza que las monedas puedan gastarse únicamente por el dueño que las adquirió.

De todas formas, quizás el aspecto más atractivo de esta nueva moneda, de apenas unos años de antigüedad, es que facilita el pago anónimo en cualquier clase de transacciones y es muy difícil de rastrear. Además, la inflación casi no la afecta, aunque puede variar drásticamente su cotización a lo largo del día.

Un nuevo producto, tecnología o novedad como es el caso del Bitcoin puede dar lugar a un mayor número de fraudes y oportunidades de inversión de alto riesgo, los potenciales inversores pueden ser “fácilmente atraídos” con la promesa de altos rendimientos en un nuevo ámbito de inversión y también pueden ser menos escépticos al evaluar algo “novedoso, nuevo y de vanguardia”

Las novedades y las nuevas tecnologías son usadas con frecuencia por los estafadores para perpetrar esquemas de inversión fraudulentos. Los estafadores pueden atraer a los inversores vendiendo bitcoins como una oportunidad de inversión, como una manera de entrar en este ámbito de vanguardia, o con la promesa de altos rendimientos. Los inversores pueden encontrar difícil de resistir participar en estos lanzamientos

Otras investigaciones acerca de los bitcoins han expresado también su preocupación por las posibles implicaciones en cuanto a la privacidad. Un nuevo estudio académico realizado por investigadores de la Universidad de California, San Diego, y la Universidad George Mason detalló las dificultades que supone permanecer anónimo debido a la “cadenade bloques” de bitcoin, una especie de libro de contabilidad público que registra las transacciones y certifica que todas las transacciones son completamente transparente

Definición de las divisas digitales

El Banco Central Europeo (BCE) señala diferencias notables entre las divisas virtuales y los sistemas de dinero electrónico.

El dinero electrónico utiliza una unidad tradicional de moneda y está regulado; las divisas virtuales, en cambio, no están reguladas y utilizan una moneda inventada.

Las recientes medidas adoptadas por las autoridades internacionales competentes, y las acusaciones presentadas por los fiscales, certifican la teoría de que el uso de las divisas digitales es un servicio fundamental que los delincuentes usan para blanquear dinero. Antes de cesar en sus funciones, el servicio de divisa digital Liberty Reserve se utilizó para blanquear 6 000 millones de dólares EE.UU., lo que supuso la mayor acusación por blanqueo de capitales de la historia.

Sin embargo, la divisa virtual de Liberty Reserve no es la única que ha sido utilizada por delincuentes el BITCOIN está siendo utilizada hoy por hoy; además, la proliferación de estos servicios fomenta el aumento de la delincuencia informática y de otras formas de protesta digital.

Además, los desafíos a los que este tipo de divisas deben enfrentarse van más allá de su posible uso para el blanqueo de capitales, con ataques dirigidos a los intercambios financieros y malware desarrollado para atacar a monederos digitales.

Históricamente, los intentos por cerrar servicios de divisas virtuales han terminado con el traslado del negocio de los criminales a otra parte, un ejemplo de ello es la migración hacia y desde Liberty Reserve. A pesar de ser una propuesta tan atractiva para los delincuentes, las fuerzas de seguridad en todo el mundo están colaborando, tanto en el ámbito internacional como en el sector privado, para identificar, incautar y detener a las personas que se encargan del funcionamiento de este tipo de plataformas.

Las divisas virtuales no desaparecerán. A pesar de las aparentes dificultades que plantean los ataques de denegación de servicio (DoS), el uso de estas divisas para el blanqueo de capitales, y de la facilidad de uso por parte de los ciberdelincuentes, las oportunidades para usos legítimos también son variadas. Hacer caso omiso a esta oportunidad de mercado es probable que cueste unos ingresos importantes a los potenciales inversores legítimos, pero el hecho de no hacer frente a los riesgos potenciales les puede costar mucho más.

Fuente de información: Informe Mcaffe y Luís Castro